miércoles, 20 de mayo de 2009

ARMANDO UNA RED INALAMBRICA

Gracias a la notable reducción en el precio de las computadoras personales, hoy es común que en una oficina mediana o pequeña, e incluso en algunos hogares, se tengan dos o más máquinas
conectadas en red. Esto permite intercambiar información y compartir recursos, tal como vimos en el interactivo anterior.

Sin embargo, los cables que van de un sitio a otro, a veces se convierten en un verdadero roblema; por ejemplo, es fácil que se enreden o se dañen; y si el usuario integra una máquina portátil a la red, quedará "anclada" por un cable y perderá su calidad de "transportable".

El remedio consiste en instalar una red inalámbrica, que en la práctica trabaja igual a una red alambrada; pero como se prescinde de los cables que corren de un lado a otro, el arreglo es más versátil y flexible (sobre todo, para los usuarios que están en constante movimiento).

CUANDO CONVIENE ARMAR UNA RED INALAMBRICA





Lo primero que hay que preguntarse, es si realmente conviene armar una red inalámbrica. Después de todo, las redes alambradas normales son más veloces, más seguras, más económicas y más sencillas de instalar. ¿Para qué tomarse entonces la molestia de armar y configurar
una red inalámbrica? Pondere esta situación.

A veces, es más conveniente instalar una red inalámbrica; por ejemplo, cuando el
contrato de arrendamiento de un local prohíbe tender cables adicionales. Sin embargo, hay otras razones menos obvias, como las que veremos enseguida:

Se deberá instalar una red inalámbrica, si la mayoría de los usuarios trabajan con una máquina portátil; de esta manera, tendrán libertad absoluta para desplazarse por toda la oficina; y aun así,
podrán seguir intercambiando datos y compartiendo recursos.

Es preferible armar una red inalámbrica, si se desea que la
comunicación llegue hasta lugares de difícil acceso para una red
alambrada; por ejemplo, la terraza, el jardín o espacios similares.

En empresas e instituciones de enseñanza muy grandes, por cuyos
pasillos e instalaciones en general circulan constantemente empleados
y estudiantes, la mejor opción es una red sin cables.

Si la oficina de su cliente está montada en un local rentado, tal vez no vale la
pena que gaste en una red alambrada.
Si arma una red inalámbrica y se muda, simplemente podrá llevarse su
mobiliario y sus computadoras, y conectarlas de nuevo en otro sitio.

Sin embargo, ambos tipos de redes pueden coexistir sin ningún problema. Los usuarios que
ya tienen una posición fija, pueden trabajar con conexiones alambradas; y los usuarios que
se desplazan continuamente, pueden integrarse a la red a través de un acceso inalámbrico.

Pero si usted, definitivamente, está a disgusto con los cables tendidos de un punto a
otro, le conviene armar una red totalmente inalámbrica; de esta manera, hasta los
usuarios que trabajan con un equipo de escritorio quedarán intercomunicados a través
de las ondas de radio.

MATERIAL NECESARIO




Veamos ahora qué se necesita para armar una red sin
cables. En este caso, no son útiles las tradicionales tarjetas
de red incorporadas en casi todas las computadoras
nuevas; se necesitan tarjetas que usan ciertos elementos
especiales para interconectar a los equipos sin necesidad
de tender cables de conexión.

Lo primero que debemos adquirir, es un "punto
de acceso inalámbrico" (WAP, por sus siglas en
inglés). Este dispositivo se usa como una especie
de "central de comunicaciones"; recibe los datos
provenientes de cada máquina de la red, para
retransmitirlos hacia los equipos de destino.
Procure que el punto de acceso sea de marca
reconocida, y que maneje la mayor cantidad
posible de datos. Así evitará que se formen
"cuellos de botella", cuando varias máquinas
estén intercambiando información.

Y si usted desea aprovechar esta red para compartir la conexión a Internet, le conviene usar una combinación router-WAP. Tiene todas las ventajas de un punto de acceso, y permite repartir la señal de Internet de banda ancha entre los usuarios de la red (con todas las ventajas que esto implica).
Además, cada computadora integrada a la red inalámbrica, debe contar con un adaptador especial interno o externo. Procure que estos componentes tengan una velocidad de transmisión de datos igual a la que ofrece el WAP elegido; sólo así, podrá optimizar el intercambio de
información realizado por los distintos miembros del equipo de trabajo.

Ahora bien, si el equipo portátil que usted desea integrar
a la red cuenta con la tecnología Centrino de Intel, ya no
es necesario que le coloque un adaptador externo; ésta
posee un adaptador inalámbrico interno.
En tal caso, lo único que tiene que hacer es activar y
configurar este adaptador. Y desde ese momento, la
computadora recién integrada a la red inalámbrica podrá
interactuar con los demás equipos de la misma.

Si desea integrar a la red una computadora
portátil, tendrá que adquirir un adaptador
miniatura que puede conectarse en el puerto
USB o en el puerto PCMCIA.
Como este adaptador inalámbrico no ocupa
mucho espacio, no hace que aumente el peso o
el tamaño de la máquina portátil (se mantiene
esta cualidad de la misma).

La norma IEEE 802.11B, que señala que las redes
inalámbricas deben utilizar la banda de 2.4GHz, y
transmitir con una frecuencia máxima de 11Mbps
La norma IEEE 802.11G, que mantiene la frecuencia de
2.4GHz pero aumenta la velocidad de transmisión de
datos hasta los 54Mbps (lo cual redunda en un
intercambio de datos mucho más fluido).
La norma IEEE 802.11H, que básicamente autoriza el
uso de 19 canales de hasta 20MHz de ancho de banda,
ubicados en el rango de 5 a 6GHz de frecuencia, pero
manteniendo la velocidad máxima de 54Mbps.



CONFIGURANDO UNA RED INALAMBRICA



Una vez que haya adquirido los elementos necesarios para armar su red inalámbrica, proceda a conectarlos en su respectivo equipo. Si adquirió tarjetas adaptadoras internas, deberá instalarlas tal como lo indica su fabricante; si son externas, sólo deberá conectarlas en el puerto
correspondiente (USB o PCMCIA) y cargar el software de configuración que acompaña a cada una.

Para configurar adecuadamente los adaptadores, utilice el CD que acompaña a cada uno.


Ejecute el programa de configuración incluido en el CD anexo, para dar los últimos toques al
reconocimiento del nuevo adaptador.
Y para comprobar si Windows reconoce adecuadamente al nuevo dispositivo, vaya a las "Propiedades" del adaptador en el "Administrador de dispositivos" de este ambiente de trabajo.

Coloque un cable de conexión temporal entre una de las computadoras y el
dispositivo en cuestión. Luego configure las propiedades TCP/IP de la tarjeta de
red de dicha máquina, de modo que "Obtenga una dirección IP automáticamente". De este modo, podrá comunicarse sin problemas con su punto de acceso inalámbrico.

EIntroduzca el CD que acompaña al punto de acceso inalámbrico (WAP), y ejecute el programa
de configuración correspondiente. Y en la pantalla inicial, señale la acción que desea realizar.

Evidentemente, debemos elegir la configuración del WAP. Y como estamos usando una combinación router-WAP, hay que introducir los datos relacionados con su conexión a Internet.

Después de algunos segundos, el dispositivo estará listo para configurar la porción inalámbrica de la red.

SEGURIDAD EN UNA RED INALAMBRICA


Sin lugar a dudas, una de las principales razones para armar una red inalámbrica casera o de oficina, es compartir entre los usuarios el acceso a la llamada “red de redes”.

Riesgos

Pero en una red inalámbrica, esto tiene sus riesgos. Debido a que el enlace con Internet se realiza a través de ondas de radio, un vecino o un hacker que se encuentre dentro del rango de operación de la red, puede utilizar gratuitamente el acceso a la red mundial; puede enviar Spam, hacer fraudes en línea etc. Y las consecuencias recaeran en el propietario del acceso desde el cual se hicieron estas operaciones.

Seguridad

Para evitar todo esto, hay que aplicar algunas medidas de seguridad en la configuración de la red inalambrica; por ejemplo: se encriptan los mensajes que viajan entre las maquinas y el punto de acceso, solo las personas que conocen la clave de acceso podran integrarse a la red; y entonces ningun intruso tendra la posibilidad de ingresar a la red inalambrica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada